Comida en una Olla de Cocción Lenta

CÓMO FUNCIONA UNA OLLA DE COCCIÓN LENTA

Las ollas de cocción lenta son uno de los electrodomésticos de moda, aunque esposible que tengas dudas acerca de qué es exactamente una olla de cocción lenta, para qué sirve exactamente o cómo funciona. No hay problema, hemos preparado este artículo para responder a tus preguntas.


Contenidos


¿Qué es una olla de cocción lenta?

Una olla de cocción lenta (también llamada slow cooker) es un electrodoméstico que permite cocinar una receta a temperaturas relativamente bajas durante largos periodos de tiempo.

Una de las ventajas que ha convertido a los slow cookers en un aparato tan popular es que al funcionar con temperaturas bajas y durante periodos de tiempo muy largos, permite dejar la cocción avanzar y completarse sin supervisión. Y esto se traduce en que puedes preparar los ingredientes, programarlo, salir de casa y hacer todas tus obligaciones o marcharte a trabajar con total tranquilidad, y encontrarte una comida recién hecha y lista para consumir cuando regreses. Suena bien, ¿verdad?


Las partes de una olla de cocción lenta

Cualquier olla de cocción lenta consta de tres elementos que debes conocer:


  • La base
  • Esta es la pieza exterior visible de la olla. Incluye una plataforma inferior ligeramente elevada de la superficie, el revestimiento exterior, unas asas externas, el modulo de control de la olla (que puede ser analógico o digital), el cable de alimentación y los circuitos y componentes eléctricos del aparato. Esto incluye las resistencias y las piezas calefactoras que calentarán el aire que fluye en el interior para calentar el recipiente y cocinar así los alimentos.


  • El recipiente interior
  • El recipiente interior es una cazuela, generalmente fabricada en cerámica con un tratamiento antiadherente, en la que se colocan los ingredientes para su cocción. El flujo de aire caliente constante en el interior de la olla y el material de la cazuela se combinan para permitir que la cocción de los ingredientes sea constante y uniforme.


  • La tapa
  • La tapa está diseñada para aislar perfectamente el interior de la olla. Las ollas de cocción lenta basan su funcionamiento en dos elementos principales: el calor constante y el vapor que éste genera al evaporar los líquidos. Para asegurar el funcionamiento correcto de la olla, la tapa debe impedir fugas de cualquiera de estos dos elementos hacia el exterior.



    ¿Qué recetas puedo hacer en una olla de cocción lenta?

    Las ollas de cocción lenta son muy versátiles y permiten adaptar una enorme cantidad de recetas.

    Dado que basan su funcionamiento en temperaturas relativamente bajas y tiempos de cocción largos, son ideales para guisos, estofados, piezas grandes de carne (aunque esto requiere una olla de gran tamaño) o legumbres.

    En cualquier caso, la mayor parte de las recetas son adaptables a un slow cooker. Aunque debes tener en cuenta que en ellos no se produce evaporación de modo que platos como el arroz o pasta, por ejemplo, requerirán que las cantidades de agua o líquidos se adapten a esta circunstancia. También tendrás que prestar atención a las recetas con lácteos, porque si los añades demasiado pronto pueden llegar a cuajarse.

    La única salvedad, lógicamente, serán las recetas que requieran golpes de calor muy fuertes y secos. Típicamente, las recetas que requieran un periodo de calentamiento rápido y fuerte en un horno serán las menos apropiadas para tratar de replicar en una olla de cocción lenta.


    Eficiencia y seguridad de las ollas de cocción lenta

    Las ollas de cocción lenta son eficientes tanto en términos energéticos como prácticos.

    Un slow cooker consumirá, por término medio y en promedio, entre 150 y 250 vatios, es decir, que tiene una potencia razonablemente baja. Ten en cuenta que el consumo de un horno se sitúa aproximadamente entre los 1.000 y 1.500 / 2.000 vatios. De modo que podemos considerarlo un electrodoméstico energéticamente eficiente.

    Pero como te contábamos al principio del artículo, también es eficiente en términos de tiempo y organización. Porque te permite hacer muchas otras cosas mientras él se ocupa de cocinar. Y aquí es donde puede surgirte la pregunta acerca de la seguridad de dejar a tu olla cocinar sin supervisión. ¿Existe algún riesgo?

    La respuesta es no, siempre que respetes las instrucciones de uso del fabricante. Al funcionar con temperaturas bajas y potencias pequeñas, puedes salir de casa con total tranquilidad mientras tu olla de cocción lenta está en funcionamiento. Exactamente del mismo modo que sales de casa mientras funciona la lavadora o el refrigerador. Eso sí, un pequeño aviso que no debes olvidar: por supuesto, no debes remojar ni sumergir nunca la base de la olla durante la limpieza, recuerda que contiene circuitos eléctricos.


    En resumen

    Las ollas de cocción lenta son muy prácticas y te permiten ahorrar tiempo y optimizar tu horario. Su funcionamiento es sencillo y tan solo requieren que aprendas a adaptar tus recetas a su método de cocción. Muchas de ellas incluyen recetarios para que esto te sea aún más fácil, y en la red existen multitud de recursos con recetas de todo tipo diseñadas específicamente para ser cocinadas en un slow cooker.

    Así que sólo nos queda por decir... ¡Buen provecho!